8 Formas de aumentar tus márgenes de beneficio utilizando Pricing Intelligence

Solicite una demo

Con el término Pricing Intelligence nos referimos al proceso de fijación de precios basado en reglas de tiempo real. Un comercio inteligente podría variar sus precios en función de múltiples variables, con el fin de obtener el máximo margen de beneficio para un mismo número de ventas.

Esto quiere decir que desde el primer momento de aplicación de inteligencia a nuestros comercios, cada venta presente o futura nos retornará mayores beneficios.

Veamos algunas técnicas de aplicación de Pricing Intelligence o Smart Prices:

  1. En primer lugar, utiliza software para Pricing Intelligence, Minderest es la única solución del mercado con total soporte para hispano parlantes. Con Minderest podrás monitorizar los precios de tus inmediatos competidores y conocer cuales son sus precios y tendencias de subidas y bajadas.
  2. Aporta valor añadido a tus productos y podrás aumentar tus precios. Un cliente estará dispuesto a pagar más por un producto si considera que su valor es mayor. Ejemplos de esta técnica son el aumento del periodo de devolución, reducción en los gastos de envío o incluir pequeños regalos en los pedidos.
  3. Adapta los precios a tu marca. Si eres un nuevo competidor en el mercado, no fijes los precios más bajos, el cliente identificará precio bajo y marca desconocida con mala calidad. En su lugar, utiliza unos precios medios. Si por el contrario eres una marca reconocida, podrás aumentar ligeramente tus precios sin perder volumen de pedidos.
  4. Monitoriza tus acciones de marketing. Observa como varían tus ventas en función del aumento y reducción de precios, ¿aumentan o disminuyen? Encuentra el precio con el que tus clientes se sienten cómodos.
  5. Monitoriza las acciones de marketing de tu competencia. ¿Cual es la evolución del precio para determinados productos de tu competencia? ¿están aumentando o disminuyendo su precio?
  6. Adopta una técnica de pricing descendente. Es preferible comenzar con precios altos y disminuirlos según la demanda, que partir con precios bajos e incrementarlos progresivamente.
  7. No entres en una guerra de precios. Monitorizar precios no significa vender siempre más barato, con ello sólo conseguirás que el precio del producto cada vez sea menor hasta que deje de ser rentable. Observa a tu competencia y encuentra un precio similar con el que tus clientes se encuentran cómodos.
  8. Ve un paso por delante de tu competencia. Si se han quedado sin stock, es un buen momento para aumentar ligeramente tus precios, si por el contrario acaban de lanzar una gran oferta, adapta tus precios para volver a ser competitivo.

Analiza, prueba, pero sobre todo, se paciente.

Solicite una demo

Rastreador de precios de la competencia 24/7 para retailers y fabricantes