Ofrecer una buena experiencia de usuario a los visitantes de tu página web es esencial para mejorar la conversión. Eso es indudable. Pero, ¿cómo conseguirlo?

Hay muchos elementos en una página de producto y cada uno juega un papel importante: las imágenes, los textos, el precio, la fecha de entrega, el botón de comprar y un largo etc. La necesidad de mejorar la conversión nos lleva a buscar la perfección en cada uno de estos elementos, llegando hasta el máximo detalle: la extensión perfecta de las descripciones, la luz óptima en las fotos o el tamaño y el color exacto del botón.

Sin embargo, muchas veces esa búsqueda de detalle nos hace perder la perspectiva. Y aquí es donde entra el LIFT Model, un marco de trabajo que originalmente se pensó para optimizar la conversión para landing pages y que es perfectamente trasladable a las páginas de producto.

El LIFT Model propone un análisis de alto nivel, basado en seis conceptos que son los que determinan la mayor o menor conversión.

La conversión es como un avión que debe despegar

El análisis del LIFT hace una analogía entre el aumento de la conversión y un avión que tiene que despegar. Con esta idea, propone preguntarse qué es lo que realmente impulsa la conversión, que factores la aceleran y que factores pueden frenarla.

1. Propuesta de valor. Este es el factor más importante de la conversión, es como el avión en sí mismo. ¿Qué le proponemos a nuestros potenciales clientes? Los inspiramos o solo queremos que compren? ¿Les vendemos productos o les proponemos experiencias? Para esto conviene hacer un análisis de competencia y reflexionar sobre si nos diferenciamos lo suficiente de nuestros competidores.

2. Relevancia. Es uno de los aceleradores de la conversión, uno de los factores que le da velocidad al avión. ¿Nuestra propuesta se ajusta a las expectativas de nuestros potenciales clientes?, ¿les ofrecemos lo que esperan o superamos sus expectativas? No es sencillo atraer tráfico a un ecommerce y no siempre es fácil acertar a la primera. Por eso, además del propio producto a la venta, es interesante aportar opciones, como productos relacionados o contenidos relacionados con el producto, que ayuden al usuario que llega por primera vez a una página de producto.

3. Claridad. Es otro de los factores que acelera la conversión. Se refiere a todos los elementos visibles de la página de producto. ¿Se comunica bien el producto?, ¿las imágenes, descripciones y precios están bien presentados?

4. Distracción. Es uno de los factores que ahuyentan la conversión. El objetivo de un ecommerce es presentar una propuesta de catálogo de productos que pueda interesar a los potenciales clientes. Queremos que el usuario se centre en valorar los productos para tomar una decisión. Hay que testear cuidadosamente cualquier elemento dinámico (slideshows, animaciones, pop-ups de suscripción, etc.) que pudiera alejarle del proceso de compra.

5. Ansiedad. Es otro factor que puede impedir la conversión. Por ejemplo, la ausencia de información puede generar dudas en la decisión de compra y el usuario puede abandonar el proceso. Hay que preguntarse, sobre todo, acerca del precio, para lo que puede ser de gran ayuda ver precios de la competencia: ¿está bien presentado?, ¿los descuentos y ofertas están bien comunicados?, ¿sabe el cliente cuánto tiempo tardará en recibir el producto o cuáles son los gastos de envío?

6. Sensación de urgencia. Si volvemos a la analogía del avión del LIFT Model, la sensación de urgencia es el motor, es un acelerador de la conversión y esta sensación se transmite por la escasez, lo que significa que las ofertas, descuentos y promociones por un tiempo limitado son buenas formas de  aceleración. Al final, es el motor el que puede darle un empujón a nuestra conversión.

Solicite una demo

Rastreador de precios de la competencia 24/7 para retailers y fabricantes