Estrategia de precios por target: cómo adaptarla de forma masiva y específica

Solicite una demo

A la hora de definir una estrategia de precios, con sus respectivas acciones de marketing, podemos elegir entre múltiples opciones. Uno de los principales criterios para establecer la mejor estrategia de precios será la experiencia de los clientes. En este sentido, los ecommerce pueden elegir entre definir unos precios comunes para un gran conjunto de usuarios o adaptar su estrategia de precios a diferentes segmentos de clientes, creando campañas, ofertas y promociones específicas para cada target. Pero, ¿cuáles son las ventajas e inconvenientes de estos dos modelos?

Marketing masivo, precios que se ajustan a todos los potenciales compradores

En este tipo de estrategia nuestros productos y sus precios están dirigidos a una gran cantidad de personas y su objetivo es ajustarse al bolsillo de cualquier tipo de cliente. Usaremos los mismos precios y campañas para todos nuestros consumidores. Su punto fuerte es que, al no tener ningún tipo de segmentación, llegaremos a un mayor número de potenciales clientes, aumentando así las posibilidades de venta.

El lado negativo lo encontramos en que, las acciones de captación y fidelización derivadas de este tipo de estrategia de precios, serán mucho más costosas al tener que llegar a un extenso grupo de personas. Será necesario invertir una considerable cantidad de tiempo y dinero para atraer a diferentes tipos de clientes con los mismos mensajes. Aunque, si son efectivos, las ventas experimentarán un aumento notable.

Segmentación por target

Para poner en marcha una estrategia de precios segmentada por clientes debemos tener un amplio conocimiento de nuestros usuarios y sus preferencias. Una vez clasificados en diferentes grupos según sus características, podremos ofrecerles campañas personalizadas para incentivar un aumento de las ventas.

Su principal ventaja se encuentra en que, al estar analizando las respuestas de un grupo más pequeño de personas a nuestra estrategia, podemos tener más claro qué funciona y qué no y actuar al respecto. Al igual que será más sencillo implementar acciones de Dynamic Pricing para analizar cómo actúa determinado segmento ante un aumento o descenso de los precios de nuestro catálogo de productos o servicios.

Por otro lado, la adecuación de las acciones de marketing a cada segmento de clientes permite generar un mayor engagement con cada grupo de usuarios, hacerles más afines a la marca.

El inconveniente de este tipo de estrategia es que sus resultados se aprecian a medio y largo plazo. Esto se debe a que estamos dirigiendo nuestros mensajes a un grupo más pequeño de clientes, por lo que no conseguiremos un aumento masivo de las ventas durante el primer mes. Se trata de un trabajo constante que, en última instancia, persigue la fidelización de los clientes para conseguir un aumento de las ventas futuras.

¿Cómo sabré cuál elegir?

Cada ecommerce debe llevar a cabo un análisis minucioso de sus necesidades y objetivos, así como del perfil de sus clientes, para definir qué estrategia será más beneficiosa para la optimización de sus ventas. Debemos preguntarnos:

  • ¿A quiénes van dirigidos nuestros productos o servicios?

  • ¿Qué pretendemos conseguir con la estrategia de precios?

  • ¿Podemos realizar una segmentación de nuestros clientes?

En base a ello, y teniendo siempre en cuenta las tendencias del mercado y cómo afecta la coyuntura económica a las empresas, podremos definir la estrategia más adecuada para nuestro negocio.


Estrategia precios por target
Angela de la Vieja
Content Manager
Solicite una demo

Rastreador de precios de la competencia 24/7 para retailers y fabricantes