Las siglas MAP hacen referencia a Minimum Advertised Price, es decir, el mínimo precio que los fabricantes permiten anunciarse a sus distribuidores. Que este precio mínimo o MAP sea respetado es muy importante para evitar por ejemplo la devaluación de una marca. Si un distribuidor comienza a vender a bajo precio un producto premium, a largo plazo los consumidores dejarán de ver este producto como uno de gama alta, con el consiguiente impacto negativo de ventas para este perfil de clientes.

Otro motivo no menos importante, es evitar las conocidas "guerras de precios", ya que si no existe un precio mínimo, los distribuidores podrían llegar a una espiral continua de bajada de precio que sólo conseguiría la pérdida de márgenes.

Controlar los precios MAP puede ser una tarea realmente tediosa, pues un fabricante puede tener presencia en decenas o cientos de distribuidores, localizados en distintas regiones y bajo diferentes políticas comerciales. Por ello, los fabricantes hacen usos de herramientas de monitorización de precio con las cuales simplificar esta tarea, recibiendo notificaciones cuando alguno de sus distribuidores ha violado un mínimo precio de venta. Esta alerta temprana evita una pérdida de credibilidad de la marca, y además ayuda a mejorar la confianza del distribuidor con el fabricante, pues perciben que la marca se preocupa por cuidar su canal de distribución y con ello los márgenes comerciales.

Solicite una demo

Rastreador de precios de la competencia 24/7 para retailers y fabricantes