Una de las claves para aumentar la conversión en un ecommerce es facilitar la compra al usuario, hacérsela cómoda, sencilla, natural, y rápida. Y para ello es fundamental que la página de producto no sólo esté correctamente organizada, sino que se le preste atención permanente a cada uno de los elementos esenciales: el nombre del producto, las imágenes, el precio y el stock.

Una página de producto de ecommerce no es una página estática que se hace una vez y no vuelve a tocarse. Es una página que requiere una gestión muy cuidada para potenciar la conversión.

¿Cuáles son las tareas más importantes que requiere tu página de producto? Te damos algunas claves para ayudarte con los elementos que más influyen en el usuario para realizar una compra:

1. Descripción del producto. Esta información es esencial, ya que junto con la imagen será lo primero que vea el usuario. El contenido es el que todos conocemos, el nombre del producto, la descripción básica, las características. La importante, además de la claridad en todos los textos, es gestionar las palabras claves que tiene que contener la descripción. Pocas palabras clave no tendrán influencia en los resultados de búsqueda, muchas palabras clave pueden hacer que la descripción se vuelva complicada y poco natural para el usuario.

2. Imágenes. La información visual es otro de los factores que tiene una gran influencia en la compra, así que las fotografías deben ser de alta calidad, limpias y con un fondo neutro. Para el usuario es imprescindible tener todas las perspectivas posibles de la imagen del producto, sobre todo cuando se trata de prendas de moda y accesorios. Una de la decisiones a tomar en este sentido es: ¿producción propia o imágenes del fabricante?, ¿sólo producto  o imagen de producto con un usuario para darle contexto? Una forma de tomar esta decisión es hacer test A/B sobre distintas versiones de página y medir la conversión de cada una de ellas para tomar una decisión.

3. Precio. En el entorno digital en el que la competencia es máxima, el precio es un elemento muy importante y uno de los que requiere mayor gestión y monitorización. Un ecommerce puede definir distintas acciones sobre el precio -algunas dependen directamente del ecommerce y otras surgen por la actividad de la competencia-. El propio ecommerce puede gestionar los precios y modificarlos haciendo ofertas, descuentos y promociones en función de la gestión de su stock, de la estacionalidad de año e incluso del momento del día, como en un Black Friday. La otra cuestión que influye en la gestión del precio es la competencia, y para estar atento a esto permanentemente, lo ideal es monitorizar los productos de los competidores con un software que ayude a tomar decisiones. Un software de monitorización de la competencia es fundamental para que el ecommerce pueda monitorear los precios de la competencia de forma continua y automática.

4. Stock. Indicar las unidades disponibles del producto es un factor clave para motivar a la compra, además de una demostración de transparencia por parte del ecommerce. Este dato es uno de los más demandados por los usuarios antes de tomar la decisión de compra. Todos los estudios realizados demuestran que la sensación de urgencia es una de los disparadores de la compra. Por parte de la tienda online, es de vital importancia poner mucho cuidado en la gestión de su almacén y su stock, mantenerlo actualizado al día y asegurarse de que sus sistemas de información están integrados y tienen toda la información sincronizada.

Solicite una demo

Rastreador de precios de la competencia 24/7 para retailers y fabricantes