El 85% de los compradores online comparan los precios de distintos ecommerce antes de decidir qué producto adquirir. Para los compradores digitales comprar online significa comprar, así de simple. Por lo tanto, si los precios de tu ecommerce no son similares o mejores que los de tu competencia directa, la venta será para tu competidor, así de sencillo.

Entender este escenario competitivo es una razón muy poderosa para monitorizar los precios de tu competencia, es esencial para entender el ecosistema en el que te mueves y cuáles son tus oportunidades de conversión. Pero no es la única razón, hay algunas más...

 

Las razones de marketing y las 3 P

Desde el punto de vista del marketing, monitorizar a la competencia ofrece información muy valiosa sobre las tres grandes P del comercio electrónico: precios, productos y promociones.

1.     En primer lugar, el precio, que, aunque no lo es todo, es el factor de mayor influencia en la decisión de compra. Cuando se monitorizan los precios de la competencia y se hace tanto un análisis histórico y en tiempo real de sus precios, se consigue un verdadero panorama competitivo. Es la forma ideal de encontrar los precios óptimos de venta, los que están asociados al posicionamiento de marketing del comercio electrónico.

2.     En segundo lugar, los productos. Monitorizar a la competencia significa conseguir información sobre su catálogo completo de productos, lo que permite tener una visión tanto del surtido como de las existencias. Esta visión es una información muy valiosa para entender la política de merchandising digital de otros ecommerce y saber a qué categoría le dan más importancia o en que producto poner mayor esfuerzo para darle visibilidad.

3.     En tercer lugar, las promociones, que son el resultado de combinar información de precios y productos. Si se monitoriza el comportamiento de precios, la detección de tendencias de bajada puede prever una política de descuentos agresiva. Si se detectan crecimientos de existencias, por ejemplo, se anticipará el lanzamiento de acciones promocionales a gran escala.

Pero no todo es marketing en el comercio electrónico. Una tienda online, es un aspecto más transaccional, necesita un flujo regular que siga estos pasos: tráfico, aterrizaje, búsqueda, selección, agregado al carrito y compra.

Cuando se monitoriza a la competencia y, además, esa información se cruza con datos internos, se consigue dar repuestas muy eficientes a las tendencias del mercado (con nuevos productos, por ejemplo), a la estacionalidad del sector (con campañas promocionales, por ejemplo), la gestión de las compras y las existencias (optimización de procesos). Otras tres razones más que poderosas para monitorizar a la competencia.

 

Por dónde empezar a la hora de monitorizar a la competencia

Monitorizar a la competencia puede parece una tarea muy compleja, pero afortunadamente la tecnología hace sencillo lo complejo. Una herramienta de análisis de la competencia permite trackear y almacenar datos de precios (nominal, descuento en porcentaje y en cifra, oferta, etc.) y de productos (nombres, descripciones, imágenes, existencias, etc.).

Con la tecnología adecuada, simplemente hay que seguir un proceso como el que proponemos a continuación:

• Seleccionar a los competidores correctos. No es necesario seleccionar a todas las empresas del mercado, sino a los ecommerce que se consideren competidores relevantes. Esta selección es clave, ya que de lo contrario podrías recolectar información que no te resulte valiosa.

• Identificar el surtido de productos correcto. Este punto puede resultar incluso más importante que el anterior. Los ecommerce no necesariamente compiten con otros ecommerce con la misma oferta, así que lo relevante es detectar productos en los que se compite y monitorizarlos de forma integral.

• Definir la frecuencia de seguimiento. Decidir cada cuánto tiempo se van a rastrear los datos es una decisión importante, ya que después de recoger los datos hay que analizarlos y es necesario un proceso interno para convertir esos datos en valor. Con demasiada frecuencia de seguimiento se pueden crear cuellos de botella, con poca frecuencia se pueden perder oportunidades.

• Analizar los datos y transformarlos en acciones. Este el punto crucial de la monitorización, hay que definir qué visión de los datos aporta más valor. Los análisis de tendencias por ejemplo, son muy útiles para comprender políticas de precios a largo plazo, mientras que las alertas puntales son muy útiles para reacciones con acciones tácticas de corto plazo.

Solicite una demo

Rastreador de precios de la competencia 24/7 para retailers y fabricantes