La importancia del precio en el éxito de un ecommerce requiere de roles cada vez más especializados, y uno de ellos es el del analista de precios.

Estos profesionales se concentran en el estudio de los precios en toda su amplitud, con el objetivo de colaborar en la definición de la mejor oferta de precios para que un comercio electrónico sea realmente competitivo.

Es una labor ardua, en la que los datos, la investigación y la tecnología son esenciales, ya que las funciones pueden abarcar desde la monitorización de precios de la competencia hasta el estudio de los costes en busca de la estrategia de precios más adecuada y competitiva en cada momento.

 

El analista de precios y su rol en un ecommerce

La estrategia de precios de un ecommerce evidentemente siempre considera los costes. Pero esto no significa que la estrategia de precios vaya a estar basada únicamente en los costes de producción o de adquisición. Los costes son sólo un grupo de variables que influyen en la definición de los precios, pero en el ecosistema digital, influyen significativamente el comportamiento de la competencia y cada vez más los hábitos de los consumidores.

La función de un analista de precios ya no consiste solamente en mantener actualizado un catálogo cuidando los márgenes en función de los costes, es una función clave de análisis dentro de la estrategia global de un comercio electrónico.

A medida que el precio se ha vuelto clave para un ecommerce, la función del analista es más relevante y transversal, y, de hecho, estos profesionales trabajan estrechamente con las áreas de marketing, ventas, compras, administración y finanzas para garantizar que las políticas de precios se cumplan y la rentabilidad de la tienda online esté garantizada.

Pero no todo es labor de coordinación interna. Cualquier ecommerce debe estar siempre pendiente de las tendencias y movimiento del sector, y el analista de precios tiene un rol clave en la comprensión de las tendencias de los nuevos modelos de precios que podrían aplicarse.

 

El precio en ecommerce es tendencia

La competencia en ecommerce, sea cual sea el sector que se analice, es feroz. Año tras año, los analistas elaboran detallados estudios para descubrir las claves que darán forma a la competencia del futuro. Y aunque pueda parecer que todo está dicho, siempre hay innovaciones en el precio a tener en cuenta y que requieren de analistas que sigan esas tendencias de cerca.

La plataforma BigCommerce introducía a principios de este año algunas reflexiones sobre la necesidad de analizar en tiempo real a la competencia y sus precios, como un tendencia que se generaliza, y que todo ecommerce debe aplicar. Lo hacía en su informe ‘The 19 Ecommerce Trends + 147 Online Shopping StatsFueling Sales Growth in 2018’. Y a principios de este año, la consultora global Digital River en su informe de predicciones para 2018 cita en primer lugar la tendencia creciente en comercio electrónico a la experimentación sobre nuevos modelos de precios.

Algunos de estos temas, cada vez más recurrentes en esta nueva experimentación sobre los precios, son los modelos de suscripción vs los modelos de compra, los modelos fremium y los modelos premium, los precios contextuales y los precios dinámicos.

Cualquier aproximación nueva a los precios necesita de un análisis de precios amplio, que incorpore conocimiento de los costes, comprensión de los hábitos del consumidor y monitorización de precios de la competencia.

En este escenario de competencia e innovación sin descanso, el rol de un analista de precios se vuelve imprescindible.

 

El analista de precios en la actualidad

Una analista de precios tiene tres grandes grupos de funciones: la estrategia competitiva y los precios, la monitorización de precios de la competencia directa y el estudio de los hábitos del consumidor.

Una de las funciones clásicas de un analista de precios es el estudio del sector y sus movimientos, para comprender las estrategias de la competencia, cómo se posicionan cada uno de ellos para competir y cómo se traslada el precio a esa forma de competir.

Otra de las funciones, quizás la que más cambios ha sufrido en los últimos años, es el rastreo de las tendencias de precios de la competencia. A diferencia del análisis estratégico, la tarea concreta de un analista de precios es el análisis de los precios de la competencia en detalle: oferta, catálogo, categorías, productos, campañas, etc.

La dinámica del comercio electrónico exige la presencia de un analista de precios y tecnología específica de inteligencia de precios para detectar oportunidades y anticiparse a las acciones de la competencia. Las herramientas de tracking de precios de los competidores, detección de cambios en el catálogo (como nuevos productos, nuevas descripciones o nuevas imágenes) o las alertas por cambios en las existencias de productos se han vuelto imprescindibles y forman parte del día a día del analista de precios.

El estudio de los hábitos del consumidor es esencialmente una tarea de los departamentos de marketing. Sin embargo, un analista de precios puede ser vital para determinar cuánto estaría dispuesto a pagar un consumidor en función del contexto de la compra, para elaborar patrones de gasto de los clientes y desarrollar acciones de fidelización o establecer métodos de fijación de precios dinámicos.

Solicite una demo

Rastreador de precios de la competencia 24/7 para retailers y fabricantes