¿Puede un fabricante mantener estrategias de precios por localización?

Solicite una demo

Una de las grandes tendencias del marketing para los próximos años es la basada en la prestación de servicios por localización. La tendencia de la geolocalización está en auge hasta para el posicionamiento orgánico, ya que Google ha anunciado recientemente la mejora de los resultados búsqueda en función del lugar desde el que se haga la consulta. De la misma forma, ya sabemos que muchos retailers ya aplican estrategias de precios geolocalizados en sus ecommerce, o incluso dentro de marketplaces como Amazon. Sin embargo, cuando se trata de fabricantes que no cuentan con venta directa al consumidor, ¿es posible mantener una estrategia de precios localizados?

En primer lugar, hay que tener en cuenta el primer hándicap que se puede extraer de vender como fabricante,  y es el no contar con un canal directo de venta. Si bien ya hemos hablado de por qué a una marca le interesa tener su propia tienda online, debemos partir de la base de quien aún no ha implementado esta pata de su negocio (sea por limitación tecnológica o del mercado).

A la hora de plantear esta estrategia de precios localizados para el fabricantes, es muy importante delimitar las lindes a las que se extenderá. Por ejemplo, a la hora de designar los PVPR para retailers, es fundamental ya haber marcado cuál será su relación directa dentro de la localización de la venta.

En esta adaptación de los precios por geolocalización, el fabricante debe tener en cuenta el tipo de estrategia a implementar. Nosotros destacamos las siguientes:

- Precio por punto base. Tomando como referencia el lugar en el que se ubica la marca. De esta forma, el fabricante puede establecer sus precios en función de la lejanía del usuario para con la marca, cubriendo así, por ejemplo, gastos logísticos o de transporte.

- Precio internacional, que podemos diferenciar como el que aplica, directamente, los distintos aranceles, impuestos y cambios de moneda según la ubicación del usuario.

- Precio destino. Este es el que se suele encontrar en una estrategia de precios localizados bien fundamentada, ya que en este caso se tiene en cuenta la idiosincrasia del mercado al que pertenece el usuario y la competencia existente.

 

La colaboración con el ecommerce para precios geolocalizados

La relación entre retailer y fabricante es esencial para que la marca siga estando presente en el imaginario del mercado. Y esto no iba a ser menos cuando hablamos de precios geolocalizados.

Las soluciones tecnológicas están en continuo avance y, al fin y al cabo, el objetivo es ofrecer productos y servicios cada vez más cercanos al usuario, a sus verdaderas necesidades. En este sentido, los precios geolocalizados por parte del ecommerce facilitan al fabricante abrir sus posibilidades dentro de determinados mercados.

Efectivamente, uno de los retos de la venta online para 2019 es alcanzar mejores acuerdos (o al menos un punto medio satisfactorio) en los que ambas partes, retailers y fabricantes, puedan sacar el máximo partido a las estrategias de precios localizados. Los fabricantes tienen que comenzar a ver en este nuevo paradigma una oportunidad más de acercarse al consumidor final a través de estos canales de venta, y conforme la actividad de este se optimice, de mejor volumen de ventas podrá disfrutar la marca.

Solicite una demo

Rastreador de precios de la competencia 24/7 para retailers y fabricantes