Una de las tecnologías con mayor crecimiento de los últimos años es la conocida como Big Data, es decir, aplicar analítica sobre grandes volúmenes de datos para optimizar procesos y conocer tendencias del mercado. En aquellas empresas con una mayor presencia digital, es donde el Big Data adquiere una mayor relevancia, como puede ser en ecommerce.

Conocer la visión de los clientes sobre tu empresa, sobre tus precios o sobre las acciones de la competencia, constituyen puntos muy importantes para alcanzar el éxito. Al día se generan en internet millones y millones de datos, que procesados y estructurados proporcionan un gran valor analítico para las empresas.

¿Cómo podemos entonces aplicar Big Data en ecommerce? Su aplicación es muy diversa, desde gestión de la reputación de marca (en redes sociales, blogs, foros, etc), a estudio de tendencias de mercado, u optimización del pricing. Si nos centramos en pricing, podremos utilizar la analítica para determinar cuestiones tan importantes como:

  • Sensación de precio que transmitimos a nuestros clientes en relación a la competencia, ¿somos caros o baratos?
  • Comparativa de precios medios por categoría y marca en contraste con los principales competidores. Conocer esta información nos ayudará a detectar en qué familias o marcas nuestro precio está fuera de mercado y por tanto estamos perdiendo ventas.
  • Ritmo de crecimiento de surtido de los competidores (en miles de referencias). Este es un indicativo muy claro para detectar que competidores están expandiendo su negocio a mayor velocidad.
  • Determinar los niveles aproximados de stock con los que trabaja la competencia.
  • Conocer la distribución de precios (cuartiles) de otras empresas del sector, determinando el perfil del público al que se dirigen.
  • Tendencias de precio en el tiempo, ¿están subiendo o bajando los precios nuestros competidores? Pudiendo desglosar esta información por categorías y marcas.
  • Determinar el tamaño de los catálogos de la competencia, así como del total de referencias y marcas que trabajan, una información vital para incorporar a nuestro ecommerce y potenciar su crecimiento.
  • Analizar cuáles son los competidores más dinámicos en precio, cuantificando el nº de cambios de precio que realizan en un determinado periodo de tiempo.

Como podemos ver, son muchas las métricas que podemos analizar aplicando la potencia del Big Data en ecommerce. Disponer de información valiosa permitirá a los negocios tomar las decisiones acertadas y mantenerse a la cabeza de la competencia.

Solicite una demo

Rastreador de precios de la competencia 24/7 para retailers y fabricantes