La idea de los precios dinámicos es tan simple como potente: ajustar a los precios a la demanda. Las estrategias de precios dinámicos no son una novedad, desde los años 80 las aerolíneas utilizan esta forma de fijar precios para sus billetes. Pero claro, no debemos olvidar que estos pioneros de los precios dinámicos que se definen según la demanda trabajaban con sistemas informáticos muy avanzados para la época.

Una estrategia de precios dinámica para ecommerce parte del mismo origen, es decir, reaccionar a la demanda para modificar los precios para maximizar las ventas y los beneficios al mismo tiempo.

Pero en el entorno digital hay dos grandes diferencias con aquellos años previos a la era de internet: el tiempo real y la competencia.

Entender la demanda para ofrecer los precios más competitivos del mercado requiere acciones inmediatas, en minutos. Hay que apoyarse en herramientas de gestión de catálogos dinámicas y flexibles que permitan hacer modificaciones de forma sencilla e inmediata.

 

Inmediatez y competencia

La inmediatez es una de las claves para las estrategias de precios dinámicos, y muchos retailers han incorporado esta práctica a su gestión de ventas online. Un caso significativo es el de Wallmart, el gigante americano de los supermercados, que con catalogo de decenas de miles de referencias puede llegar a cambiar sus precios hasta  50.000 veces por mes.

La otra clave para estas estrategias es el análisis de la competencia. No es suficiente con ajustar los precios por la estacionalidad de la demanda o incluso por el tráfico de visitas a la web. Una estrategia de precios dinámica necesita entender los precios de la competencia para crear una oferta competitiva y atractiva para los usuarios. Para esto hay que recurrir a tecnologías de inteligencia de precios (price intelligence) y monitorizar a la competencia en tiempo real.

Estas soluciones de inteligencia de precios son esenciales para un retailer digital porque analizan y extraen información de los precios de otros competidores digitales para compararla con los precios propios. Con esta información, un ecommerce tiene un escenario completo para poder gestionar sus precios para darle la mejor oferta a sus potenciales clientes.

Muchos retailers utilizan tecnologías de price intelligence para hacer una gestión dinámica y reaccionar a los movimientos de la competencia de forma inmediata, con dynamic pricing. Best Buy y Amazon por ejemplo, son competidores directos en áreas como la informática de consumo o la telefonía móvil. Ambos pueden llegar a cambiar los precios hasta 10 veces en un solo día, buscando la combinación óptima de precios que encaje en su entrono competitivo y se ajuste a la demanda online.

Dar respuesta a la demanda de los usuarios en un entorno que compite por precios es todo un desafío. Pero con la tecnología adecuada, el dynamic pricing reporta grandes beneficios: ser competitivo las 24 horas del día y los 365 días del año. 

Solicite una demo

Rastreador de precios de la competencia 24/7 para retailers y fabricantes