El Black Friday es uno de esos eventos a los que el comercio electrónico le ha sabido sacar mucho partido, pero según muchos analistas, lejos de consolidarse podría tener un futuro incierto.

En Estados Unidos el Black Friday es un evento que se consolidó rápidamente de la mano del crecimiento orgánico del negocio online, ya que fue la extensión online de un fenómeno que ya se daba en las tiendas físicas. Los mismos retailers que hacían grandes descuentos el último viernes de la semana de la fiesta de Acción de Gracias, junto con los nuevos players del mundo del ecommerce, llevaron el fenómeno del Black Friday a las compras online de manera natural.

Pero el Black Friday en Europa sigue siendo una novedad. Reino Unido fue unos de los primeros países en los que se empezó a trasladar esta idea en 2013, a propuesta de empresas de Estados Unidos que operaban en el país. En Francia, por ejemplo, después de varios años celebrándose el Black Friday, en 2016 se le cambió el nombre por el de ‘Jour XXL’ para evitar asociaciones negativas entre el término 'viernes negro' y los atentados de París.

Ahora que algunos europeos empezaban a ponerse de acuerdo en que 2015 había sido el año de la consolidación de este fenómeno, la revisión de los datos del último Black Friday digital muestran una tendencia diferente.

 

La decisión, en manos de los consumidores

Para tranquilidad de los retailers online, la confianza de los consumidores sigue siendo muy positiva. El informe 'Black Friday 2017 Shopping Report: Consumersentiment is riding high' elaborado por la consultora McKinsey y publicado por Econsultacy, revela que este podría ser un gran Black Friday, ya que el 44% de los estadounidenses y el 81% de los compradores del Reino Unido planean hacer compras online e ir de compras a tienda físicas.

Pero los ecommerce y retailers deberían analizar una tendencia que muchos expertos aseguran que se irá consolidando: la perdida de estacionalidad el Black Friday y la aparición de un Cyber November. Es decir, el gasto ya no se concentraría en el día concreto del Black Friday, sino que se distribuiría durante los días previos y posteriores a la fecha señalada.

En 2015, las ventas del ‘viernes negro’ multiplicaban por dos las ventas del jueves previo en el sector online de UK. En 2016 la relación era solo de uno y medio entre las ventas del Black Friday y el jueves anterior. Sin embargo, si se miran los datos de todo el mes completo de los dos años, en noviembre de 2016 se vendió un 10,8% más que en noviembre de 2015, tal como se extrae del estudio de la empresa Volo, realizado para eBay Ecommerce.

Este informe ya hablaba el comienzo del fin, tanto para Black Friday y CyberMonday, y el inicio de un fenómeno de venta durante la totalidad de noviembre.

Pero además de los estudios de los expertos, han sido los retailers los que han empezado a dar forma a este CyberNovember desde 2015.

El año pasado, muchos ecommerce comenzaron el Black Friday el jueves anterior, e incluso algunos de ellos una semana antes. A principios de noviembre de 2016 Amazon ya había lanzado su ‘Countdownto Black Friday’ con promociones especiales.

Serán los consumidores, como pasa tarde o temprano, los que decidirán si triunfa el Black Friday o Cyber November.

Solicite una demo

Rastreador de precios de la competencia 24/7 para retailers y fabricantes