Las estrategias de pricing son, a día de hoy, uno de los secretos mejor guardados de los retailers online. De hecho, el análisis de las estrategias de pricing Amazon y otros gigantes online es constante; contemplar cómo influyen los cambios en las tendencias, a qué da más valor y cómo se adaptan los vendedores a este marketplace para potenciar su conversión.

Y en esta lucha constante por mejorar las ventas dentro de un panorama competitivo digital casi desolador, optimizar los precios de venta de cada producto es fundamental para no tener que someterse a las rebajas y descuentos continuos. Solo de esta forma se puede llegar a posicionar la marca del ecommerce como referente para los clientes, quienes tienen en cuenta muchos más factores que el precio más bajo a la hora de realizar una transacción.

Precisamente, las estrategias de optimización de precios permiten a los retailers maximizar el potencial de venta de sus productos, planificando objetivos reales en el tiempo y ajustando sus decisiones a los cambios que se imponen en el mercado a cada minuto. ¿Qué tener en cuenta para optimizar precios con éxito?

1. Product lifetime value. Antes de establecer los precios de partida o básicos para cada producto es imprescindible analizar su carácter temporal. Lidiar con productos estacionales implica gestionar el catálogo correctamente para aplicar a cada segmento las acciones de pricing adecuadas.

2. Monitorizar a la competencia. Cuanto más datos de tu competencia obtengas, mejor visión del panorama global del mercado tendrás. Eso sí: la clave está en el alcance de los datos y de su calidad. Lo verdaderamente interesante para optimizar tus precios es conocer en detalle los precios a los que se venden los productos de tu catálogo en otros ecommerce, así como controlar en qué margen de beneficio se encuentran.

3. Dynamic pricing. A la hora de escoger un partner para disfrutar de los beneficios de la tecnología aplicada a nuestra estrategia de optimización de precios, es imprescindible atender a características como el sector en el que está especializada la herramienta o la capacidad de actualización con la que cuenta. En este sentido, también influye la cantidad de operaciones que puede ejecutar y el timing establecido para poner en marcha los parámetros fijados.

4. Márgenes de beneficio. Es fundamental comprobar que con los nuevos precios, esos que deben ayudarnos a vender más o mejor, se van a mantener los márgenes de beneficio del ecommerce, o que, al menos, el total de las ventas previstas, va a compensarlo. De hecho, este es uno de los principales errores que se cometen en los ecommerce al aplicar descuentos y rebajas o, simplemente, al intentar batir los precios de la competencia.

Manteniendo estos cuatro factores a la cabeza de la estrategia para optimizar precios será posible llevar a cabo acciones de repricing de éxito y ajustar el catálogo del ecommerce a las necesidades del mercado en cada momento.

Solicite una demo

Rastreador de precios de la competencia 24/7 para retailers y fabricantes