Cómo saber cuál es el mejor precio para tus productos con un test A/B

Solicite una demo

Establecer una buena estrategia de precios es uno de los pasos más complicados a la hora de lanzar nuevos productos al mercado. ¿Qué precios serán más adecuados para obtener el máximo rendimiento? ¿Cómo sabré si están dentro del mercado? ¿Conseguiré atraer más usuarios generalistas u otros altamente preparados para la compra? Usando un test A/B es posible resolver estas dudas y establecer una política de precios idónea para garantizar el éxito de los nuevos productos y servicios. Aunque este tipo de test es más común para comprobar qué diseño web es más efectivo o genera mayor rango de conversión, cada vez son más las tiendas online que lo emplean para fijar sus precios.

El test A/B o A/B testing consiste en ofrecer a los usuarios web dos opciones de precios para comprobar cuál de los dos es más eficiente. Estas dos opciones se mostrarán de forma aleatoria a los usuarios para testear la efectividad de cada variación. Según su comportamiento y cómo esto afecte a nuestros KPI nos quedaremos con la opción A o con la B.

Al plantear esta prueba, no tenemos que dar por hecho que ganará la opción más barata. Con este método podemos comprobar si un precio más bajo genera más tráfico y más ventas o, por el contrario, un precio más elevado reduce la tasa de conversión pero supone unos mayores ingresos por cada venta, dando una mayor rentabilidad a la opción más cara. Así, es bastante fácil encontrar el punto óptimo que generará el mayor beneficio y obtener información valiosa sobre la elasticidad de la demanda.

Pautas para hacer el test A/B con seguridad

A pesar de sus beneficios a la hora de tomar importantes decisiones, el test A/B puede ser contraproducente si no se ejecuta de manera correcta. Por ello, debemos tener en cuenta que:

  • Probar continuamente diferentes precios podría confundir a los usuarios, sobre todo si suelen visitar la web con bastante frecuencia. Para evitarlo podemos limitar las pruebas a un periodo de tiempo concreto y a ciertas áreas geográficas.

  • Se deben mantener siempre unos precios coherentes con el mercado para que la prueba sea lo más fiable posible.

  • Según el tamaño de nuestra empresa, alcanzar una significación estadística puede llevar mucho tiempo o requerir demasiado tráfico. Con poco tráfico, la diferencia en el rendimiento de los dos precios podría ser mínima.

Sabiendo esto, conviene analizar siempre los pros y los contras antes de diseñar y poner en marcha el test A/B.

Llevar el test a la práctica con tus precios

A la hora de implementar el A/B testing, para evitar marcar precios distintos para el mismo producto, podemos ir variando nuestra oferta añadiendo o eliminando algunas características accesorias. Esto es muy recomendable sobre todo para las ecommerce que venden servicios o productos intangibles. Por ejemplo:

  • Opción A: licencia de software por 69€ al año.

  • Opción B: licencia de software + asesoramiento técnico por 75€ al año.

Con este tipo de trucos puedes comprobar cuál es la percepción del usuario en cuanto al producto o servicio que vendes. El valor añadido que ofreces será lo que marque la diferencia con tu competencia.

El objetivo final es contar con la mayor información posible para encontrar los precios con los que tus clientes se sientan cómodos y tu negocio obtenga los mejores beneficios.


Test A/B
Angela de la Vieja
Content Manager
Solicite una demo

Rastreador de precios de la competencia 24/7 para retailers y fabricantes