Uno de los elementos imprescindibles en un ecommerce es el precio de los productos, y su percepción por parte de los posibles compradores resulta un factor clave para incentivar la compra. Por eso, la estrategia de pricing de una tienda online no sólo debe centrarse en cuestiones relativas al valor económico del producto, sino que también debe preocuparse por cómo presentar los precios en la página de producto.

El precio puede presentarse de distintas formas, según los costes que incluya. Vamos a analizar los 3 aspectos del precio que más influyen en la percepción por parte de los compradores.

1.      Con o sin gastos de envío. Esta es una importante decisión que debe tomar un ecommerce: ¿los gastos de envío se asocian a cada producto en concreto o suponen un importe fijo por la compra? En el primer caso, los expertos recomiendan desglosar el precio por 'precio de producto + gastos de envío'; de esta forma el cliente tendrá claramente representado el valor del producto y le será más fácil identificar las diferencias de precio de distintos productos y distintas marcas, o hacer una comparativa de precios de la competencia. Si en la página de categoría del catálogo de tu ecommerce se pueden filtrar los resultados por 'precio mayor o menor', incluye la opción de 'precio + gastos de envío más baratos' para que el cliente tenga acceso en primer lugar a los productos que van a resultarle más baratos en conjunto.

Si el coste de los gastos de envío se aplica al total de la compra, es mejor que aparezca únicamente sumado en el carrito de compra. Así no habrá distracciones en cuanto al precio real de cada producto. ¿Un consejo extra? Incluye en tu estrategia de pricing un descuento en los gastos de envío si la compra supera determinado importe. ¡Tus clientes lo agradecerán!

2.      Con o sin impuestos. La presentación de precios con o sin impuestos depende en gran medida de los hábitos de compra de los consumidores de cada región y, en todo caso, de lo que indique la normativa. En España, lo más común es presentar el precio del producto incluyendo el importe correspondiente al IVA o IGIC. En un ejercicio de transparencia, puedes indicar debajo del precio general cuál es el impuesto aplicado. Por lo general, no incluir los impuestos en el precio del producto resultará contraproducente para la imagen de tu ecommerce, ya que el consumidor se encontrará después con gastos añadidos cuando vaya a finalizar su compra.

3.      Con o sin descuento. Siempre con descuento. Y es que pocas cosas llaman tanto la atención de un usuario como saber que puede comprar a un precio más barato de lo habitual. Aquí la duda es cómo presentar los precios en oferta.

a.      Con porcentaje o a través del importe. En este caso, la recomendación es clara: si se pueden incluir las dos fórmulas, mucho mejor. ¿Por qué? La dimensión numérica del importe hace que para el cliente sea mucho más fácil comparar el precio con otras marcas, y el porcentaje le ayuda a tomar conciencia del ahorro que está consiguiendo con su compra. Puede que nuestro producto no sea el más barato a priori sin estar rebajado, pero si el importe es algo menor que el de la competencia al aplicar un buen descuento, seguramente será el elegido por los consumidores.

b.      Por unidad o en pack. Si la campaña de ofertas que estás impulsando en tu ecommerce depende de la compra de un mínimo de unidades, conviene que indiques cuál es el descuento al escoger un pack. Señala siempre a qué precio queda finalmente cada unidad y cuál es el descuento del que se disfruta en ese caso. Además, en el desplegable de unidades que se van a añadir al carrito, aclara cuántas se corresponderían con un pack. Por ejemplo, '1 unidad, 2 unidades o pack de 3 unidades'.

Si todavía tienes dudas sobre cómo presentar los precios de tu ecommerce, te recomendamos que eches un vistazo a lo que hace la competencia. Un software de monitorización de precios de la competencia te puede ayudar a tener más claro cómo gestionan ellos sus precios. En cualquier caso, la mejor forma de asegurar qué estrategia de presentación del precio funciona mejor en tu tienda online es probar las opciones que consideres más apropiadas y analizar los resultados por campaña. Al fin y al cabo, la meta es favorecer la conversión en tu ecommerce, y para conseguirlo la única clave es comprobar qué resulta más atractivo para tus clientes.

Solicite una demo

Rastreador de precios de la competencia 24/7 para retailers y fabricantes