El estudio de la competencia ya es uno de los pilares fundamentales en la confección de una estrategia de venta online. Dentro de toda esta fase de investigación, tanto en un ecommerce como en otros marketplace, existen diversos factores que se han de tener en cuenta, pero, sobre todo, hay determinados elementos que no podemos olvidar si queremos obtener resultados fiables y representativos tras la monitorización de la competencia.

Monitorizar a la competencia debe ser un ejercicio continuo, periódico y regular que simplifique a cada tienda online la investigación única y detallada sobre cada competidor. El objetivo es que con pocos pasos y un esfuerzo relativamente mínimo, un ecommerce pueda estar al tanto de las acciones y modificaciones que lleva a cabo su competencia.

A la hora de realizar esta monitorización de la competencia es imprescindible tomar en consideración dos pasos esenciales: identificar correctamente a los competidores del ecommerce y seleccionar las variables que compondrán el estudio de la competencia.

Una vez realizado el benchmarking de la tienda online, lo primero que hay que tener en cuenta es cuáles son realmente los competidores del ecommerce. ¿Qué significa esto? Que de entre todos los posibles contendientes habrá que diferenciar competidores reales y referentes que, si bien operan en mercados similares, con la misma gama de productos o cualquier otro tipo de característica común, no suponen un peligro para la tienda online por cualquier otro motivo: tipo de audiencia objetivo, microsector al que está dirigido, nivel de percepción de la marca por parte del público…

En cuanto a las variables para monitorizar a la competencia, es imprescindible detallar previamente qué datos queremos recoger, cuáles son necesarios para conformar el reporte que nos permitirá conocer mejor a nuestra competencia. La metodología idónea es la de establecer una plantilla en la que se agreguen tantos campos como se requieran, así como un listado de los posibles resultados que se pueden englobar en cada uno. De hecho, esta es la forma en la que los expertos y las herramientas de monitorización de la competencia realizan sus reportes periódicos.

Y bien, ¿qué elementos tener en cuenta dentro de este estudio sobre la competencia? Hagamos un repaso por los distintos factores y variables que han de estar perfectamente identificados para monitorizar a la competencia online con éxito.

  1. Monitorización de precios. Este es uno de los aspectos esenciales en el estudio de la competencia. Saber qué tipo de estrategia de precios se lleva a cabo es fundamental para optimizar las ventas en una tienda online en los momentos cruciales para el mercado. Así, en este seguimiento de precios de los competidores, será necesario registrar cuáles son las variaciones de precio en cada producto, los momentos en qué se producen, con cuánta frecuencia y en qué grado. Esto será clave para extraer conclusiones correctas sobre la elasticidad de precios de cada competidor en función de la oferta y la demanda en el conjunto del mercado.

  2. Estudio del catálogo. Conocer en cada momento qué productos entran y salen del catálogo de un competidor es fundamental para prever tanto futuros lanzamientos como posibles acciones en el resto de productos que acompañen las nuevas incorporaciones. Además, en este campo también aparecerán incluidos elementos como la categorización de productos, su presentación y la variedad de opciones en cuanto a modelos, formas y precios que ofrece cada competidor.

  3. Análisis de oferta y stock. Por último, en la medida de lo posible, siempre se apostará por el estudio de la relación entre el stock de productos de la competencia y el nivel de oferta y demanda de cada uno de ellos en cada momento dentro del mercado. Esta información, unida a la monitorización de precios, es realmente valiosa para un ecommerce, ya que puede conocer con mayor profundidad cuáles son los márgenes de beneficio con los que trabaja su competencia en cada momento, por ejemplo, o entender cuáles son los riesgos que asumen ante determinados picos de venta con sus fluctuaciones de precios.

Fijar una plantilla con estos elementos tan necesarios para la monitorización de la competencia es un recurso al alcance de todos los ecommerce que, sin duda, puede marcar la diferencia a la hora de hacer un estudio completo del mercado. La automatización de este procedimiento también es una gran ayuda, ya que con una herramienta de monitorización, por ejemplo, es posible recolectar, categorizar y filtrar una gran cantidad de datos prácticamente imposibles de gestionar manualmente con frecuencia.


Solicite una demo

Rastreador de precios de la competencia 24/7 para retailers y fabricantes