Big data y fijación de precios: cómo encontrar el mejor precio para tus productos

Solicite una demo

El big data es una de las técnicas más demandadas actualmente. El mercado laboral se ha visto copado por la búsqueda de especialistas en este tipo de análisis de datos y ya no hay desarrollo que se precie que no incluya una parte de big data. La mayor parte de las tecnologías de negocio actuales cuentan con una importante presencia de big data, y en ecommerce y negocios online no iba a ser menos. De hecho, este se ha convertido en un pilar fundamental para la fijación de precios dinámicos, una estrategia al alza en el sector digital que permite optar siempre al mejor ratio de venta con el precio óptimo. ¿Cómo se mimetizan ambas partes para alcanzar una estrategia de éxito?

Acercarse al precio justo con datos agregados

Las estrategias de dynamic pricing se han convertido en la panacea de la fijación de precios online. Esta nueva técnica permite a marcas y vendedores ajustar sus precios a las circunstancias del mercado en cada momento, bien sea por la competencia, por la demanda del producto o por otras circunstancias como campañas de rebajas, estacionales, fechas señaladas…

La teoría (y, en este caso, por ende, la practica) señala que estos nuevos precios dinámicos se mueven en función del seguimiento de los competidores de cada ecommerce, que pueden ser de distinta índole, así como del comportamiento de los usuarios con cada cambio. Con cada uno de los cambios y sus directrices, se genera una cantidad ingente de datos que los ecommerce managers deben gestionar para llevar a cabo una fijación de precios adecuada y efectiva. Y es que los datos mal tratados pueden derivar en errores más catastróficos que su propia ausencia.

Técnicas como el big data permiten precisamente realizar esta tarea de forma automatizada y certera. Gracias a los datos agregados es posible realizar la proyección de precios de todos y cada uno de los productos del catálogo de un ecommerce para que opten a la mayor rentabilidad en cada momento. Hasta ahora, gestionar todos estos datos de forma manual o por un único encargado era prácticamente imposible. No obstante, a día de hoy, con las herramientas adecuadas, como un software de dynamic pricing, es más que posible llevar a cabo una estrategia de precios dinámicos de forma ordenada, segura y consciente.

Batir a la competencia manteniendo los mejores márgenes

Si en algo se caracterizan las acciones de cualquier estrategia de precios es en la necesidad de ajustarlos a los resultados objetivos de cada ecommerce. Esto significa que no siempre basta con igualar a la competencia para sobresalir, sino que es necesario tener en cuenta otras tantas variables para mantener los márgenes de beneficio del negocio.

No todos los sistemas de ajuste de precios tienen en cuenta las necesidades objetivas del negocio. Digamos que se preocupan únicamente por igualar precios para, supuestamente, batir en ventas a la competencia. No obstante, es fundamental tener en cuenta la idiosincrasia de la tienda online para entender y adelantar sus posibilidades.

Aquí ya todos sabemos que es necesario medir la prospección de venta, volumen de impacto, potenciales usuarios, entre otros. Esto no hace sino sumar más variables a la definición de la estrategia de precios. Gracias al big data, en este caso, es posible configurar todos los parámetros necesarios alrededor de todos estos factores, permitiendo que cada uno intervenga en la medida necesaria para aplicar el precio óptimo de venta.

Una buena herramienta de seguimiento de precios ha de implementar técnicas de big data para, precisamente, mostrar a cada ecommerce cuál es la mejor opción de precio en cada caso, de forma única para cada referencia en su catálogo. En el caso de Minderest, el algoritmo de reajuste trabaja a partir de todo el data recogido y, en función de los parámetros establecidos por el propio ecommerce, marca límites que no puede rebasar para proteger los intereses y márgenes de beneficio de cada tienda. Un valor que se antoja básico para el éxito de la estrategia global.

Una cantidad ingente de datos, muchas decisiones por tomar

El principal problema al que se enfrentan los negocios online es la toma de datos y su posterior gestión. Ya desde el principio del artículo comentamos que, a diferencia con el comercio tradicional, el paradigma digital ha abierto tantas puertas que es prácticamente imposible hacer un seguimiento manual ni de catálogos ni de precios ni, mucho menos, un reporte pormenorizado de sus fluctuaciones.

Todas estas técnicas como el big data precisamente a lo que ayudan es a tomar decisiones más formadas, simplificando todo el proceso de acceso y análisis de datos, devolviendo exactamente las métricas deseadas por cada negocio por su relevancia y necesidad. Sin esta visión holística, sería prácticamente imposible tomar una decisión correcta en cuanto a precios individuales y la estrategia global de la compañía.

En definitiva, el big data, en este caso, no deja de ser una fuente técnica que favorece la gestión de determinados procedimientos, una herramienta que hace de palanca a los negocios online para estar bien informados, tomar las mejores decisiones y, por supuesto, continuar su camino hacia la consecución de los mayores beneficios en cada momento.


Angela de la Vieja
Content Manager
Solicite una demo

Rastreador de precios de la competencia 24/7 para retailers y fabricantes