En el nuevo paradigma digital, todas las marcas y empresas que venden por internet vigilan constantemente qué es lo que hacen sus competidores. La monitorización de precios, dentro y fuera de marketplaces, resulta fundamental para mantener su actividad dentro de un mercado cada vez más salvaje.

Las herramientas de seguimiento y price monitoring son cada vez más demandadas por estos usuarios. De ellas partirán las acciones que se enmarquen en las estrategias de pricing de cada marca. Sin embargo, los resultados arrojados precisan de una buena lectura e interpretación si se quieren tomar las decisiones correctas.

En este sentido, cabe destacar que las herramientas de monitorización de precios van por buen camino en cuanto a la cantidad y complejidad de los datos recolectados. No obstante, es importante conocer qué indicadores son los que resultarán clave a la hora de monitorizar los precios de la competencia para así tener en cuenta los correctos antes de tomar decisiones. Aquí destacamos cuatro que pueden llegar a ser muy relevantes y con los que ir más allá de la mera fluctuación de precios.

1. El precio medio del producto en el tiempo. En pleno apogeo de la batalla de precios digital, los continuos y agresivos cambios pueden causar lo que se conoce como erosión. Esta erosión hace que el precio medio de determinados productos sufran grandes devaluaciones. Conocer en qué circunstancias se dan estas situaciones es clave para no caer en la trampa de ofrecer precios inusitadamente bajos y acabar por no ser rentable. El volumen de ventas siempre ha de compensar la oferta en precio.

2. El patrón de conducta del mercado. ¿Quién es quién dentro de tus competidores? Identificar los actores relevantes dentro del mercado es imprescindible para saber cuáles son los verdaderos pasos a seguir. ¿Quién es el primero en bajar el precio? ¿Lo hace con sentido y se refleja en sus resultados? Guiarnos por estrategias no representativas dentro del sector puede hacernos incurrir en graves errores. Tener claro quién es el líder a seguir es clave para tomar nuestras propias referencias.

3. Las características del negocio a competir. Esto no quiere decir que no se conozca con antelación a quién se enfrenta la marca en internet, ni mucho menos. No obstante, es imprescindible comparar los precios y resultados de venta a los competidores que estén exactamente a nuestro nivel. En un proyecto de mejora, tener en cuenta el alcance al que aspirar es fundamental para favorecer el crecimiento. Sin embargo, es importante tener en cuenta a quién se puede asemejar realmente la estrategia de precios de una marca concreta para no perder márgenes de beneficio por acercarnos a la competencia.

4. Dimensiones temporales. Durante el análisis de la fluctuación de precios de la competencia ya sabemos que es necesario comprobar si esta se corresponde con fechas susceptibles de ofertas, rebajas, promociones, etc. Pero, si damos un paso más allá, comprobaremos cómo no solo en este aspecto es importante el calendario, sino que hay otras muchas dimensiones temporales que pueden afectar al precio de nuestro producto y, previsiblemente, al aumento de nuestras ventas. El estudio de la actividad de los vendedores en plataformas como Amazon o eBay, por ejemplo, reflejan cómo los precios de algunos productos pueden variar durante el día, en previsión de la demanda que haya en determinados momentos clave.

Tener en cuenta estos puntos es de vital importancia a la hora de analizar correctamente los datos recolectados por una herramienta de monitorización de precios de la competencia.

 

Solicite una demo

Rastreador de precios de la competencia 24/7 para retailers y fabricantes